Leticia González Menéndez

Leticia se define a sí misma como panderetera. Comienza su formación con el instrumento en 1994, cuando empieza a tocar en el contexto del grupo de baile folklórico. Se afianza en 2002 dentro de un ‘contexto’ concreto: la esfera de la música tradicional asturiana.

Continúa con una formación ya más concreta y definida. Empieza  a sentirse cómoda siendo panderetera y comienza a involucrarse en otro tipo de grupos de carácter más “etnográfico” como la Andecha de Cultura Tradicional la Deva. Todavía la pandereta está ligada al baile para ella; poco a poco esto irá cambiando, según avanza su trayectoria y profundiza más en el mundo del folk asturiano.

En 2007 entra a formar parte del Grupo de investigación Etnográfica Vezos Astures, y en 2008 crea su primer grupo, el primero de pandereta mixto de Asturias: Menaxatruá Triu junto a los músicos Clara Diez y Yoni Martínez.

Tras su primera incursión en una agrupación vendrán muchos años de experiencia en grupos de folk asturiano de renombre, y también con grupos de otras músicas ajenas a ello.

Desde dentro y con este nuevo contacto, Leticia busca deconstruir el lugar y la función social que la sociedad tradicional y su recuperación actual han dado a la pandereta y sus intérpretes típicos, las mujeres. Realiza un enorme trabajo conceptual y práctico para desligar la pandereta de determinados ‘asuntos’ a la que permanece ligada: mujer, feminidad, tradición, patriarcado…etc. Buscando ubicar el instrumento en un contexto actual y así como redefinir ciertos roles a los que se estaba viendo sometida desde su primera relación con el instrumento.

De esta forma su devenir en la música ha derivado en L-R, su proyecto actual con Ruben Bada en base a las consideraciones enumeradas con anterioridad. Las estructuras rítmicas para el baile y las cuartetas recogidas por los investigadores se mantienen, pero se involucran otros sonidos más rock, blues o jazz, que ayudan a reinventar la tradición desde otro punto de vista.